facebook
Menu

Año 2 #20 Junio 2016

Barrios por Ana Vidovic: La catedral

Una joven croata interpreta una dulce composición para guitarra de un paraguayo y lo hace con la entrega necesaria. Será que la música no tiene fronteras. Hay otros ilustres casos, por ejemplo: un norteamericano de origen chino (Yo-Yo Ma) con el tango y el samba brasilero, dos rusos con las melodías españolas e italianas (Rimski-Kórsakov y Chaikovsky).

 

 La catedral, por Ana Vidovic

 

  • Agustín Pío Barrios
    Barrios, Agustín Pío

    Agustín Pío Barrios, también conocido como Nitsuga Mangoré (San Juan Bautista Misiones, 1885-San Salvador, El Salvador, 1944), fue un guitarrista clásico y compositor paraguayo de origen guaraní.
    Nació en la ciudad de San Juan Bautista Misiones, en Paraguay. Fue miembro de una numerosa familia con gran interés en la música, prueba de ello es que sus siete hermanos tocaban un instrumento cada uno y formaban la Orquesta Barrios. Su padre fue el argentino Doroteo Barrios, cónsul de su país en Misiones, y su madre Martina Ferreira, profesora y directora de la escuela de niñas de Villa Florida.
    Hasta los 13 años Agustín tocaba en la Orquesta Barrios y un día de 1898, luego de un concierto, se acercó Gustavo Sosa Escalada y lo acogió como su alumno en el Ateneo Paraguayo (entonces llamado Instituto Paraguayo) donde fue introducido formalmente al estudio de la guitarra clásica. Bajo la influencia de su maestro, Barrios pasó a estudiar las obras más conocidas de los compositores más importantes de guitarra clásica hasta ese momento: Francisco Tárrega, José Viñas Díaz, Fernando Sor, Dionisio Aguado, Julián Arcas y Joaquín Parga. Sosa Escalada estaba tan impresionado con su nuevo alumno que convenció a los padres del joven Agustín para que lo dejasen mudarse a Asunción para continuar su educación musical y académica en el Colegio Nacional de la Capital, donde tuvo como Instructor a Nicolino Pellegrini, donde además de música, estudió matemáticas, periodismo y literatura.

Más en este número « El marica Un país extraño »