facebook
Menu

Año 1 #10 Julio 2015

Sobre la ciencia ficción

En primer lugar, definiré lo que es la ciencia ficción diciendo lo que no es. No puede ser definida como "un relato, novela o drama ambientado en el futuro", desde el momento en que existe algo como la aventura espacial, que está ambientada en el futuro pero no es ciencia ficción; se trata simplemente de aventuras, combates y guerras espaciales que se desarrollan en un futuro de tecnología superavanzada. ¿Y por qué no es ciencia ficción? Lo es en apariencia, Y Doris Lessing, por ejemplo, así lo admite. Sin embargo, la aventura espacial carece de la nueva idea diferenciadora que es el ingrediente esencial. Por otra parte, también puede haber ciencia ficción ambientada en el presente: los relatos o novelas de mundos alternos. De modo que si separamos la ciencia ficción del futuro y de la tecnología altamente avanzada, ¿a qué podemos llamar ciencia ficción?

Tenemos un mundo ficticio; éste es el primer paso. Una sociedad que no existe de hecho, pero que se basa en nuestra sociedad real; es decir, ésta actúa como punto de partida. La sociedad deriva de la nuestra en alguna forma, tal vez ortogonalmente, como sucede en los relatos o novelas de mundos alternos. Es nuestro mundo desfigurado por el esfuerzo mental del autor, nuestro mundo transformado en otro que no existe o que aún no existe. Este mundo debe diferenciarse del real al menos en un aspecto que debe ser suficiente para dar lugar a acontecimientos que no ocurren en nuestra sociedad o en cualquier otra sociedad del presente o del pasado. Una idea coherente debe fluir en esta desfiguración; quiero decir que la desfiguración ha de ser conceptual, no trivial o extravagante... Ésta es la esencia de la ciencia ficción, la desfiguración conceptual que, desde el interior de la sociedad, origina una nueva sociedad imaginada en la mente del autor, plasmada en letra impresa y capaz de actuar como un mazazo en la mente del lector, lo que llamamos el shock del no reconocimiento. Él sabe que la lectura no se refiere a su mundo real.

Ahora tratemos de separar la fantasía de la ciencia ficción. Es imposible, y una rápida reflexión nos lo demostrará. Fijémonos en los personajes dotados de poderes paranormales; fijémonos en los mutantes que Theodore Sturgeon plasma en su maravilloso Más que humano. Si el lector cree que tales mutantes pueden existir, considerará la novela de Sturgeon como ciencia ficción. Si, al contrario, opina que los mutantes, como los brujos y los ladrones, son criaturas imaginarias, leerá una novela de fantasía. La fantasía trata de aquello que la opinión general considera imposible; la ciencia ficción trata de aquello que la opinión general considera posible bajo determinadas circunstancias. Esto es, en esencia, un juicio arriesgado, puesto que no es posible saber objetivamente lo que es posible y lo que no lo es, creencias subjetivas por parte del autor y del lector.

Ahora definiremos lo que es la buena ciencia ficción. La desfiguración conceptual (la idea nueva, en otras palabras) debe ser auténticamente nueva, o una nueva variación sobre otra anterior, y ha de estimular el intelecto de lector; tiene que invadir su mente y abrirla a la posibilidad de algo que hasta entonces no había imaginado. "Buena ciencia ficción" es un término apreciativo, no algo objetivo, aunque pienso objetivamente que existe algo como la buena ciencia ficción.

Creo que el doctor Willis McNelly, de la Universidad del Estado de California, en Fullerton, acertó plenamente cuando afirmó que el verdadero protagonista de un relato o de una novela es una idea y no una persona. Si la ciencia ficción es buena, la idea es nueva, es estimulante y, tal vez lo más importante, desencadena una reacción en cadena de ideas-ramificaciones en la mente del lector, podríamos decir que libera la mente de éste hasta el punto que empieza a crear, como la del autor. La ciencia ficción es creativa e inspira creatividad, lo que no sucede, por lo común, en la narrativa general. Los que leemos ciencia ficción (ahora hablo como lector, no como escritor) lo hacemos porque nos gusta experimentar esta reacción en cadena de ideas que provoca en nuestras mentes algo que leemos, algo que comporta una nueva idea; por tanto, la mejor ciencia ficción tiende en último extremo a convertirse en una colaboración entre autor y lector en la que ambos crean... y disfrutan haciéndolo: el placer es el esencial y definitivo ingrediente de la ciencia ficción, al placer de descubrir la novedad.

  • Philip K. Dick
    Dick, Philip K.

    Philip Kindred Dick (Chicago, 1928- California,1982) ha sido un prolífico e influyente escritor norteamericano de ciencia ficción. De muy joven comenzó a leer y escribir ciencia ficción y en su adolescencia publicó regularmente historias cortas en el Club de Autores Jóvenes, una columna del Berkeley Gazette.

    Obra: Lotería Solar (1955), su primer éxito, tras el cual llegarían El hombre del castillo (1962), ganadora del Premio Hugo 1963, Tiempo de Marte (1964), Los tres estigmas de Palmer Eldricht (1965), Ubik (1969), Fluyan mis lágrimas (1974), Sivainvi, La invasión divina (1981), La transmigración de Timoty Archer (1982) y muchas otras. También escribió decenas de relatos breves.

    Se relacionó con la contracultura californiana previa a los 60, simpatizó con los poetas beats y estuvo vinculado al comunismo. Ferviente opositor a la guerra de Vietnam, el FBI le abrió un expediente a causa de su postura.

    Entre 1963 y 1964 escribió once novelas retirado en una cabaña para alejarse de sus conflictos (conyugales, adicciones e intentos de suicidio). Es más reconocido en Europa que en EEUU. Su popularidad creció luego de su muerte. A partir de entonces sus novelas adaptadas al cine han tenido una efusiva respuesta del público.

    En sus obras los personajes descubren recurrentemente que sus seres queridos y aún ellos mismos son robots, alienígenas, seres sobrenaturales, espías o simples hombres sujetos a manipulaciones superiores, tal vez residuos de su experimentación con drogas psicoactivas aunque él negara su influencia en la creación literaria.

    A la administración de pentotal sódico para una extracción molar se le adjudica el inicio de sus visiones que se prolongarían durante mucho tiempo, dando lugar a una profusa imaginación, y junto con ellas a un patológico desdoblamiento de su personalidad.

    Murió el 2 de marzo de 1982 a causa de un paro cardíaco dejando un libro inconcluso. Sus hijos, Laura, Isa y Cristopher, mediante una página virtual, siguen enriqueciendo la controvertida historia de Dick mediante la difusión de anécdotas, hechos y episodios desconocidos de su vida.

Más en este número « Geometrías